Dedicado a mi Padre

Ivo Fanciullini, Síndico de San Gimignano de 1955 a 1972

Ivo Fanciullini

La granja Casanova di Pescille ha sido fundada por Ivo Fanciullini, mi padre, Síndico de San Gimignano de 1955 a 1972. Había asumido el cargo de Síndico muy joven, apenas 10 años después que había terminado la guerra.

Con Ivo Fanciullini se abre una fase nueva en la vida de San Gimignano: la de las batallas para la defensa de la democracia y la de los programas para el renacimiento de la economía de la ciudad.

Ivo Fanciullini supo administrar por muchos años las nuevas exigencias de la ciudad, dando voz y brío al desarrollo de dos de los sectores fundamentales de nuestra economía: la agricultura, agotada por la crisis y por el éxodo de los aparceros; el turismo, que aún no conocía sus verdaderas potencialidades.

Él había formado parte del grupo de jóvenes que de los años duros de la Resistencia y de la lucha contra el fascismo había cogido el estímulo para dedicar su vida a la actividad política y sindical y a la administración de la cosa pública. La suya había sido “una elección de vida” que en aquellos tiempos comportaba sacrificios y renuncias no sólo personales, sino también para la familia. Abandonó el encargo a los 46 años, cuando consideró maduro el tiempo para dejar el puesto a energías más frescas y más jóvenes.

En 1986 compra Casanova di Pescille y luego de una esmerada restauración la transforma en una de las más bonitas casas de campo (casas rurales) para agriturismo de San Gimignano.

25 de abril 2015, el alcalde Giacomo Bassi en nombre de los ciudadanos de San Gimignano ha llamado una vía para mi padre.

Roberto Fanciullini